Cambiar no es fácil, pero tampoco imposible, un primer paso es reconocer que la violencia es un aprendizaje que también se puede erradicar.

La gran mayoría de los hombres crecen con muchos mitos masculinos, mejor conocidos como ideas machistas, que los separan de todo lo que supuestamente es de las mujeres, lo femenino.

Para empezar a cambiar una relación de violencia el hombre tiene que asumir su responsabilidad.

Algunos de las ideas más comunes del machismo son:

• No ser mujer o no parecerse a una.
• No mostrar sentimientos: los hombres no lloran.
• Ser competitivos: siempre ser más que otros.
• Ser violento: impongo lo que yo quiero, pienso o digo por la fuerza.
• Ser proveedor: ser el único responsable de llevar los recursos económicos a casa.

Estos aprendizajes se van adquiriendo socialmente y fomentan que lo que hacen los hombres es más importante o valorado, que lo que hacen las mujeres.
Hay muchas cosas que pueden hacer los hombres para cambiar una relación inequitativa y violenta, como:
Hacerse responsables de:

• Las consecuencias de la violencia que ejercen.
• Las labores domésticas. Su paternidad y del cuidado de niñas y niños.
• Tener relaciones más cordiales, equitativas y sin violencia, con mujeres y con otros hombres.


Fuente: www.inmujeres.gob.mx/

 

Infografías

Dollar Photo Club

Cuéntanos Más - Es confidencial

Nunca se entra, por la violencia, dentro de un corazón