placebo

El maltrato físico se da por medio de golpes o violencia sexual, mientras que el psicológico son amenazas o insultos a la pareja, lo cual puede provocar aislamiento, depresión, deseos de venganza y hasta el suicidio de las víctimas.

Por lo anterior, el agresor tiene unos aspectos psicológicos que ocasionan que tengas esas actitudes, son personas que en la mayoría de casos proceden de familias donde se presentaron maltratos, siendo víctimas o testigos de la violencia.

Suelen tener una conducta violenta, impulsiva, inmadura y con tendencias depresivas. Presenta altos niveles de estrés cotidiano.

Interactúa con la víctima humillándola, denigrándola con intimidaciones constantes. Es alguien con baja autoestima y suele manifestar esos rasgos con actitudes amenazantes. Es manipulador y nunca reconoce sus errores. Utiliza la agresividad para conseguir sus objetivos.

Es una persona agresiva que aprendió en su familia a ser violento, adoptando esta actitud para relacionarse y conseguir aquello que desea en la sociedad. Es celoso, genera en su víctima miedo (con amenazas) y dependencia económica, creyendo que así no lo abandonarán.

Además, considera a su víctima como alguien de su propiedad. Aspira por medio de la violencia a ejercer poder y control absoluto sobre ella. Se considera con derecho a saber todo sobre lo que le acontece y por eso la vigila obsesivamente, la acosa telefónicamente y la espía constantemente.

Cuéntanos Más - Es confidencial

Nunca se entra, por la violencia, dentro de un corazón