placebo

Para mantener una relación de pareja –novio o esposo– saludable se debe compartir una convivencia que se construya a través de un bienestar físico, mental, afectivo y social.

No se trata solamente de convivir en un ambiente donde no exista la violencia o los problemas, pues siempre habrá diferencias comunes, sino que mediante una serie de aspectos, fortalecer la relación para que también dé como resultado que no se presenten momentos agresivos en la misma.

De acuerdo con el psiquiatra Aaron Beck, una de las principales razones por las que se crean los conflictos en una relación es porque le damos una interpretación equivocada a determinado acto de nuestra pareja. Es decir, cuando asumimos una idea o pensamiento y nos molestamos por “eso” que pensamos; por ejemplo, si sorprendemos a nuestra conyugue con un detalle y no reacciona como nosotros esperábamos que debería hacerlo.

El detalle no significa que no le agradó o sorprendió, sino que puede ser que su reacción haya estado influida por factores como los problemas en casa, carga laboral excesiva, estado de ánimo bajo o preocupaciones externas.

Por lo anterior, te presentamos unos hábitos que no debes dejar pasar en tu relación para que ésta se fortalezca y puedas resolver las diferencias de la mejor manera.

-Comunicación

Se debe hacer cotidiano tener una buena expresión del lenguaje con tu pareja para expresar tus dudas, diferencias o lo que pasó en tu día de una manera respetuosa; también, se pueden transmitir cuáles son los detalles especiales que a cada uno le gustan para que pueda disfrutar de ellos.

-Saber escuchar

Todos tenemos puntos de vista diferentes sobre las cosas, por ello, deben aprender a escucharlos para que no surja una posición de defensa, y llegar a una solución con la que ambos estén de acuerdo.

-Resolver las diferencias

La pareja debe descubrir cuándo es el momento adecuado para hablar de cierto tema que les haya ocasionado una diferencia para encontrar una solución y no se vuelva a repetir, priorizando en el respeto, tolerancia, comprensión y paciencia.

Cuéntanos Más - Es confidencial

Nunca se entra, por la violencia, dentro de un corazón